Pequeña aldea intensamente dedicada a la ganadería, situada al borde del Rincón de la Caballera, con una amplia vista de los barrancos del Arroyo de la Helechosa y de Valdehondo.

 

Afloramientos de icnitas en el camino del Molino y a orillas del río en Las Llanas.

 

Durante el apogeo de la Cultura Castreña Soriana, ya en plena época celtibérica, el territorio de Tierras Altas estuvo dominado por dos grandes poblados fortificados que se repartían esta parte de la Sierra, los Casares de San Pedro Manrique y el Castillo de la Laguna.

 

Los habitantes de este gran poblado se procuraron las defensas más completas, complejas y de mayor envergadura de todo el alto Cidacos y Linares.

 

DISTANCIA A SORIA: 54 KM

HABITANTES: 5

 


Comparte esta Página